domingo, 14 de agosto de 2011

El jardín de la parte de atrás

En el nivel freático de mis sueños he visto un jardín. Por su aspecto he supuesto que era el jardín trasero de una casa unifamiliar. Una celosía de acero galvanizado en el que trepaba un tupido manto de madreselvas lo ocultaba de la vista de los curiosos, pero una enredadera a punto de la defunción permitía ser testigo de lo asombroso. Del suelo emergían una decena de manos retorcidas clamando por una oportunidad. Fue entonces cuando desperté empapado en un sudor frío y con la imagen tan clara que parecía más un recuerdo que un sueño.

Hoy he visto ese jardín y me he asomado por el hueco que se abría entre las trepadoras del enrejado. En el interior, una adorable anciana regaba una zona en la que los crisantemos crecían de forma desmesurada en un color hueso inusual, justo en el lugar en el que mis sueños mostraron las manos.

Inventé una historia para no pasar por loco cuando acudí a la policía. Hablé de ser testigo del enterramiento de un cuerpo bajo aquellas flores, y pese a la incredulidad del funcionario, pronto fui informado del registro de aquella casa. El día que me comunicaron que habían encontrado doce cuerpos bajo esas flores también me comunicaron que los indicios y las pruebas concluían que yo los había matado. Justo en el momento de mi detención recordé que aquella había sido mi casa hace no muchos años y olvidé, de repente, por qué me había delatado.

25 comentarios :

  1. El subconsciente juega muy malas pasadas...

    Muy bueno Sucede.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Cuando los sueños parecen recuerdos... mejor tratarlos como lo que parecen.
    Que bien pensado. Que bien escrito. Que bien logrado. Como me gustó!
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  3. Muy buen texto, Sucede! Es cierto que a veces los sueños parecen recuerdos reales o viceversa. Un besote.

    ResponderEliminar
  4. La primera frase por sí sola es grandísima.El resto está muy muy bien, elegante en tu línea pero me ha cautivado esa primera frase. Hermosa manera de describir el subconsciente.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, sucede. De los mejores que te he leído.

    ResponderEliminar
  6. Eres un monstruo!!...en todos los sentidos...jejeje.

    Coincido con Montse en las diez primeras palabras, son de coño esto hay que leerlo!!!

    Un abrazo!...por cierto me alegra verte por Entintades, es la caña!

    ResponderEliminar
  7. Si al final los sueños siempre tienen un porqué. Quizás tu conciencia salió de paseo con la memoria se liaron con el sueño y el subconsciente que lo vio todo se chivo…jajaja.
    Original, ocurrente y brillante, me encanto. Un bessito

    ResponderEliminar
  8. inquietante como mínimo. Y sorprendente. No me esperaba el final de un sueño tan real.
    Me gusta.

    ResponderEliminar
  9. Muy buena la historia. La condición humana, nunca nos deja de sorprender.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Muerte roja

    Increíble olvidar un acto como ese,
    sin duda el inconsciente y esa mala conciencia hizo que se delatara.

    MUY BUENO!!!

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  11. Quizás lo recuerde en algún otro sueño... Muy bueno.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  12. Aquí has sabido meterte muy bien con la psicología del personaje, diría un sabio de las letras.
    A mí me sorprendió el giro final, imaginé que habría cuerpos, pero no que él se los había cargado.
    Detalle al margen, hace mucho salía con una chica que tenía muy bellas plantas con flores en su casa, extraordinariamente coloridas y vivas. Luego me contó que una amiga que trabajaba en hematología de un hospital le daba la sangre o el plasma que estaba vencido y que ella lo usaba como abono... por las dudas, no la vi más. No es broma.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Clap clap clap!!!!!!

    Abrazos admirados

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué buena historia, Sucede! me ha impresionado a tal punto que la releí, porque ya su genial comienzo da una señal."En el nivel freático de mis sueños he visto un jardín" Metafóricamente, bello. Un abrazo de vida, amigo.

    ResponderEliminar
  15. Muy buena historia, muy bien contada, ¿qué más puedo decir? Me encanta pasar por aquí.

    Besitos

    ResponderEliminar
  16. Muy bueno el micro. Coincido en que la primera frase es genial. El tipo es un asesino pero tal como lo cuentas uno sienta hasta simpatía por él.
    Me ha gustado mucho tu "Recolector". Ya lo había visto cuando me mandaron miNatura pero no sabía que era tuyo.El género fantástico y de terror es mi favorito.

    ResponderEliminar
  17. Aimarrrrrrrrrrrrrr, quítale el teclado a este tío...a ver si te enteras que es el culpable!!
    Como siempre, genial.
    Bico para Aimar y su mamá, para vos un abrazo che!

    ResponderEliminar
  18. Sin duda la primera frase engancha y el resto no la desmerece, es un relato de los mejores que he leído ultimamente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Nuestro amigo Sigmund Freud tendría mucho que opinar sobre la interpretación de este sueño. Yo por mi parte opino que ha dado lugar a un excelente relato. Los remordimientos de conciencia, tarde o temprano, afloran buscando el perdón o alivio; aunque para un tipo así existe poco perdón. Saludos.

    ResponderEliminar
  20. La vida es sueño decía Calderón. Abrazo!

    ResponderEliminar
  21. ¡¡Aupa Sucede!!
    Que deje de lado la poesía y de repente me cierran el tintadebits etc. etc.
    Y me he pasado por las estadísticas de mi blog y te debo casi todas las visitas jajaja
    ¡¡Muchas gracias!! x)

    ResponderEliminar
  22. Aupa amigos!!
    Vaya, muchas gracias por vuestros halagos, sois la leche! Ya voy cogiendo la rutina del tiempo y al menos puedo estar un rato cada día con vosotros!
    Abrazos!!!
    Por cierto Will, gracias por nada! Y deberías escribir más, porque eres cojonudo! Y también esa tal Lu Nática... será la edad!! jaja
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  23. Genial, Sucede.
    He estado varios días ausente (cosas de fiestas y eso :-) pero me pondré al corriente con tus bellos textos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Si es que una cosa es olvidar los malos recuerdos o las culpas, y otras apartarlas tanto que acabemos enterrándonos a nosotros mismos. Me gustó mucho.

    ResponderEliminar