lunes, 22 de agosto de 2011

Lo prosaico de un suicidio

I
La noche dilata mis pupilas, las invade con su impenetrable oscuridad. En ellas se refleja el abismo cristalino al que me precipito. No tener nada que perder sacrifica el espacio en pos del tiempo; y son sólo unos segundos los que tarda esa húmeda boca en convertirse en mi ansiado féretro.


II
La vida no cede, y pugna por la supervivencia del sujeto consiguiendo que el final sea una experiencia extremadamente traumática y no poética.

III
Básicamente los pulmones intentan en vano sintetizar el oxígeno del agua que inunda los alvéolos y que la desplazan rápidamente al torrente vascular, causando así un aumento en el volumen que circula por los vasos sanguíneos. Dicho engrosamiento es incompatible con la vida y origina la congestión cardiovascular y el éxtasis del ventrículo derecho, pero por si eso no fuera suficiente, los alvéolos que no consiguen evacuar el agua hacia dicho torrente, acaban rompiéndose literalmente depositando líquidos y proteínas en la pleura y causando los antagónicos estertores antes de perder la conciencia. Básicamente, dije.

IV
La poesía inicial de la muerte por inmersión intencionada en agua dulce, se convierte de esta manera en una trágica prosa que corta, de manera increíblemente dolorosa, la respiración.

18 comentarios :

  1. Es que si entramos en formalidades los suicidios se complican innecesariamente. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. un suicidio muy complicado.....al final es un suicidio...jajajjaaaa....un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  3. Ya me has quitado las ganas, joooo, con lo pensado que lo tenía, jeje.
    MUY BUENO Sucede.

    Besazos desde el aire

    ResponderEliminar
  4. La muerte es algo horroroso, sin pizca de romanticismo, pero vos lo decís mejor que nadie: una trágica prosa corta.
    Bravo!

    ResponderEliminar
  5. Esto es casi una apología al suicidio. Genial.

    ResponderEliminar
  6. Si venir a la vida ya es un número en sí mismo, ¿por que el paso a la muerte iba a ser menos?

    ResponderEliminar
  7. Brutal evolución. Muy bueno
    Saludillos

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno, yo diría que es casí un ensayo sobre el suicidio.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. ...y si le echamos un poquito de sal?...yo siempre pensé en morir en el mar...

    Duro último momento, pero esperemos que para que quienes lo eligieron sea por fin la paz...

    Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  10. Nacer, vivir y morir, duele. Que me faltaba el aire mientras leía, ya sabes lo que me guesta imaginar los escenarios que nos enseñas tan bien descritos.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  11. Creo que no me voy a suicidar en un rato ;-)
    ¡Genial!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Tan real como fabuloso!!!
    Excelente mi querido amigo Vasco, excelente total
    un abrazo desde el sur de la nada

    ResponderEliminar
  13. Mira el Dr.House no lo hubiera descrito tan bien como tú lo has hecho. He sentido el agua entrar en mi cuerpo .... ufff

    Saludos. Amelia.

    ResponderEliminar
  14. Esto de suicidarse no tiene nada de poético, no, no...


    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Es que la muerte es muy prosaica en todas sus formas. La poesía la ponen algunas visiones que artistas como tu le dan.

    ResponderEliminar
  16. Me has ahorrado un mal momento. Te lo agradecé de por vida...

    ResponderEliminar
  17. Creo que la muerte no tiene nada de poética, son las letras de buenos escritores como usted, las que hacen de estos lamentables sucesos un gusto leerlos. Después de leer sus relatos, la muerte ya no me parece tan terrible, llega casi como una compañera inevitable, como el vecino inoportuno. Excelentes relatos negros. Saludos.

    ResponderEliminar