viernes, 26 de agosto de 2011

Pretextos

Las doctrinas heréticas de Jan Hus fueron mi libro de cabecera durante muchos años. Fue a principios del siglo XXI cuando me autoproclamé discípulo de los ya extintos taboristas, la rama dura de los husitas. Lo único que me llevó a unirme a ellos y no a los ultraquistas, fue que el carácter moderado de estos últimos no excusaría mi comportamiento. Me persigno mientras expugno contra mi hábito la sangre del hereje de la hoja de mi cuchillo. Actúo con total impunidad, pues mi deber como taborista es aniquilar a todo aquél que no pertenezca a dicha corriente de pensamiento; y puesto que soy el único miembro de esta comunidad, puedo matar a cualquiera.

29 comentarios :

  1. Oye yo me hago de tu banda, por si acaso jeje
    Últimamente duermes poco por las noches ¿verdad?
    Un abrazo tron!!!

    ResponderEliminar
  2. Ya tienes otro adepto... Los cuchillos me dan mucho miedo.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Fiuu eres un peligro andante!!jeje

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. jajaja
    no, no, ahora no queráis entrar en esta exclusiva comunidad... jajaja
    Gracias Raúl, Rosa y Patricia!!
    Abrazos a espuertas!!

    ResponderEliminar
  5. Yo soy taborista de la primera hora, puedo comprobarlo con papeles... o con la cabeza de los que me precedieron. ¡Cuídate, I'm watching you!
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  6. Hola Amigo.
    Te aseguro que yo tambien soy Taborista. Desde siempre, practicante y todo.
    Si si, de verdad.
    El mas cordial abrazo de un Taborista hasta la medula.
    Ricard

    ResponderEliminar
  7. Ay! Mi padre desciende del último ultraqusta. Mejor me voy rápido, acá no estoy segura!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Suele ocurrir a las personas jóvenes que no concilian bien el sueño,o duermen sobresaltados, con luces encendidas,lo cual no debería ocurrir, que, cuando llegan a ser padres y deben levantarse de noche por diversas razones, son presas de un instinto asesino feroz, similar al que has reflejado, amigo, en este buenísimo micro.(ja,ja,ja)Un abrazo Sucede.

    ResponderEliminar
  9. Fanatismo con marco legal... Un combo de terror!
    Te adoro genio!

    ResponderEliminar
  10. Después de leer tooodo lo que se ha dicho, y de sorprenderme una vez más con tus letras sólo queda decir...

    ...en pie!...entra Sucede...y todos los taboristas, entre los cuales me incluyo,
    nos pusimos en pie.

    Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  11. Bueno... a decir verdad, no te lo había dicho antes porque nunca surgió el tema, pero ahora que lo mencionas... si hay alguien taborista -y lo digo con GRAN orgullo- esa... SOY YO! Es más, si lees al revés mis relatos y mis poemas, verás que son mensajes taboristas encubiertos... Shhh No lo divulgues!

    ResponderEliminar
  12. Mátanos con tus textos pero no pongas pretextos ;-)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Lo digo abiertamente: Yo no soy taborista. Y ahora, a ver donde me escondo...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Y yo que pensaba que los católicos eran chungos.

    ResponderEliminar
  15. Solo te digo una cosa:¡¡¡ Te visitará la muerte!!!ja ja.

    Que buena manera de excusar el comportamiento, si señor.

    ResponderEliminar
  16. ¡Vive Dios que muerta soy!.
    Un besazo guapísimo.

    ResponderEliminar
  17. Buen pretexto y buenísimo micro, sucede. Te sienta bien el insomnio, no te cansas de ser ni tampoco de estar.

    ResponderEliminar
  18. ¡Menudo pretexto se ha buscado! Esto... donde hay que apuntarse para eso de taborista...

    Besitos

    ResponderEliminar
  19. joder, qué fácil es conseguir adeptos!!!! jaja
    ya somos un montón!!! algunos ni siquiera erais católicos y ahora taboristas!! jaja
    Gracias por vuestros comentarios, me he partido leyéndolos, jaja.
    Abrazos gente!!!!

    ResponderEliminar
  20. VAmos a ver .... Sucede de mis entendederassss!! este relato tuyo me ha hecho buscar en google, puesto que no tenía ni pajorera idea de husismo, Calistinos y Taboristas... dicho lo cual decirte que el protagonista de tu relato es un capullo, porque cualquiera que maté amparado en la palabra de dios (Cristianismo), como ya lo fuimos los españolitos cuando descubrieron América, ha matar a los indígenas, saquearles, quitarles el dinero y si no se convertían a masacrarlos.

    Osea que yo no soy taborista, ni nada relacionado con la iglesia, osea que no hay que buscarse pretexto, quiés es un capullo es porque lo es y punto.

    he dicho. un besazoooooooooooooooo. Amelia.

    ResponderEliminar
  21. Soy taborista de la primera hora......y un gran mentiroso. Abrazo!

    ResponderEliminar
  22. Ten cuidado que por algo se habían extinguido los taboristas. Mira de vez en cuando hacia arriba, no sea que esté por caer un meteorito y acabes como los dinosaurios...

    Ostra! ahora que me acuerdo.., yo tengo a los templarios en mi blog, en Bailía de Faro... otros que tal bailan y se excusan como tú. Ten cuidado que la Hidra de Caná está más cerquita de aquí que de ahí...

    Queda dicho, hala.

    ResponderEliminar
  23. Joder, chico, pero a mí no me mates.

    Mazo de besos :)

    ResponderEliminar
  24. Yo ya estoy muerta…recuerdas? Morí el 24 de agosto cuando se apago el sol. No puedo morir dos veces…o si? Una alucinada leyendo tu micro y otra de risa leyendo los comentarios…jajaja. Eres único. Me encanta venir a “morir” a tu casa, me voy mas rejuvenecida. Un bessito

    ResponderEliminar
  25. Discípulo... si es que ya hasta la palabra es fea de por sí.

    Nunca me ha gustado pertenecer a nada, ni a nadie. Esta historia me ha recordado a un documental sobre las aves carroñeras cuando devoraban a su presa, ¿porqué? pues no lo sé, quizá por las ansias que desprenden ambos colectivos por devorar al prójimo.

    Sin duda no nos dejas indiferentes con tus textos, Sucede, siempre es un placer rondar tu espacio.

    Muchos abrazos.

    ResponderEliminar
  26. gracias a todos!!
    os he dicho ya que sois la leche, no? jeje, es que lo sois!!!
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  27. Elimina los problemas de forma tajante, no tiene superiores... no escogió mal religión, no.

    ResponderEliminar
  28. Es lo que tiene ser miembro fundador, que haces lo que te pone; y después, cuando lleguen los discípulos, pues obedecen y punto.

    ResponderEliminar