miércoles, 10 de agosto de 2011

Te mataré

Hace tiempo que el fuego cruzado se limita a unas esporádicas bombas a un lado u otro de una línea imaginaria que no sale ni en los mapas. No hay dinero ni para balas, y estos tristes artefactos son los vestigios oxidados de guerras ya acabadas.

Desde la ventana del barracón vemos como acompañan al Coronel hacia un coche del Sanatorio militar Kreus; los cromados brillan con fuerza sobre el verde oscuro que camufla el emblema blanco del hospital mental. Hace meses que nadie duda de su locura, así que no hay tensión que masticar ni preguntas en el aire, y nos limitamos a ver como lo engulle la puerta trasera del automóvil, que se aleja levantando una inmensa nube de polvo ocre. La nube me hace recordar los bombardeos de la calle LeatherGreen y aquella tropa de niños abatidos como verdaderos soldados. Aún siento arcadas al recordar los cánticos victoriosos de algunos “de los míos”, mientras otros como yo nos llevábamos las manos a la cabeza y tratábamos de rescatar a algún pequeño que aún se retorcía en la ardiente arena de la deshidratada tierra.

- Coronel, buen trabajo. – le dije aquél día con ironía reprimiendo el dolor.
- Gracias hijo, estos malnacidos tienen que aprender lo que es una guerra. – me contestó sonriendo.

 ¿Cómo podía hablar así ese cabrón? Cuando me dio la espalda desenfundé mi pistola y le apunté a la nuca. El Dedo llegó a la mitad del recorrido del gatillo, pero me contuve al pensar en que eso habría significado el final de mi vida en libertad y habría acarreado muchos otros finales. Ahora me arrepiento y desearía poder volver atrás en el tiempo para haberle puesto punto final a su retrógrada ideología. Lo único que he conseguido es su alejamiento del frente y el internamiento en un hospital psiquiátrico que no solucionará nada, por no hablar de las miradas amenazantes de los que luchan bajo la misma bandera que la mía. Él volverá en la próxima guerra, que la habrá, y yo volveré a odiarme por no haberle matado antes.

19 comentarios :

  1. Interesante relato sobre lo que puede solucionar, o complicar, una decisión tomada en un momento dado.
    Siempre nos suena bien eso del ejecutador ejecutado, pero no por nuestras manos que están hechas para otras cosas más limpias...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Y si no es el coronel....será quien le siga en el escalafón. Y matarlos a todos se complica. Habra que buscar la solución de otra forma. Abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Un poco hemos aprendido, lo que es la guerra, nosotros también.
    en fin, ya se arrepentirá de no haberlo matado antes...
    un abrazo 'papirri'

    ResponderEliminar
  4. Ese si "hubiera hecho..." es recurrente. Todos hemos tenido un momento así. Me gusta el color ocre de la nube, si, si.

    ResponderEliminar
  5. Grande, Amigo.
    Lo malo de esa gente es que hay otras personas que las siguen.
    Puedes matar a uno, pero habrá otro que piense como él.
    Buen micro, Sucede, un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Mientras tengan un rebaño de ovejas dispuestas a obedecer y a ser sacrificadas en nombre de patrias, reyes, religiones...Seguiran las guerras.

    Muy duro Sucede y muy bueno.

    Besos desde el aire, que te extraña.

    ResponderEliminar
  7. Es más fácil decir te mataré que apretar el gatillo. Es más fácil decir te odio que marcharse. Es más fácil hablar que hacer.
    Saludillos.
    P.D. Me gustó, aunque esperaba algo más tierno... :-)

    ResponderEliminar
  8. Dicen que el hombre es el único animal de la creación que tropieza en la misma piedra y cada nueva guerra así lo demuestra. Un abrazo.

    P.D.: Grandísimo relato, como siempre.

    ResponderEliminar
  9. Nunca te arepientas de nms de nada.
    nunca te odies, y nunca pienses que actuaste mal....
    Sobretodo cuando se trate de eliminar a cualquier alma que exista en la tierra.
    Los cargos de conciencia son peores.
    Abrazos.
    Ricard

    ResponderEliminar
  10. Excelente relato. La tesitura moral de lo que se debe hacer en un momento determinado y, las reflexiones a posteriori por no haberse atrevido.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Las guerras en si son la locura desencadenada, y en una forma u otra trastornan la mente de todos los implicados (¡toma filosofada!).
    El relato magistralmente escrito.

    ResponderEliminar
  12. Las guerras son inmensas locuras y siempre existirán "ovejas" dispuestas a disputarlas. Eliminas a este, pero otros vendrán.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Bicefalepena ha clavado el coment...qué difícil hacer.

    Un abrazo compañero!...ah! en un par de días publico el otro micro con el bibujo que te mandé...si no ordenas lo contrario...

    ResponderEliminar
  14. Aupa amigos!!
    Bueno, sé que no es lo más tierno del mundo esta historia, pero coincide con algo que leí sobre desaprensivos que actúan sin pudor durante la guerra amparados bajo una bandera.
    Abrazos a todos!!! Sigo estando sin estar, pero estar estoy, que conste y que iré a vuestros sitios en cuánto tenga algo de tiempo!! Es curioso como pasan las horas mirando embobado a una cosa pequeña!!

    ResponderEliminar
  15. No se puede saber que hubiera pasado si... solo poner el pecho a las decisiones y pensar que es lo mejor que podía pasar...
    Te extraño...
    Pero me siento a esperar, y hazte extrañar tranquilo, que sé que debes estar tan feliz!!
    Un beso grande aita!!

    ResponderEliminar
  16. Cada uno debe vivir con las decisiones que toma. Con la esperanza de que se presente la ocasión de purgar los errores. Buen micro.

    ResponderEliminar
  17. Que duro… cuando se toca el tema niños se me ponen los pelos de punta. Porque las masas solo siguen a los taraos? demostrado una vez mas que lo mas fácil era pegarle un tiro porque el que nace así no cambia por mucha terapia.
    He leído ahora que ya has sido papa, estar de vacaciones me tiene un poco desconectada. ENHORABUENA. Disfrútalo mucho que pasa el tiempo que vuela. Te entiendo muy bien cuando dices que te embobas mirándole, es que no hay cosa más bonita en el mundo que mirar a tu hijo. Ahora ya sabes, tiene que cuidarte el doble. Un bessito muy grande y otra vez mi enhorabuena

    ResponderEliminar