miércoles, 14 de septiembre de 2011

Por ti

No respira. La tensión inicial ha dado paso a un rostro relajado que solo desentona por esas gotas de sudor frío que se disponen en cada uno de los poros de su frente. El pelo se retuerce sobre sus mejillas, reptando por su cara como cientos de gusanos; gusanos negros. Y mientras tanto, su cuerpo descansa distendido, desacoplándose del colchón de látex con cada grado de temperatura que pierde. Aún está templada; aún es capaz de calentar este corazón que llevo en las manos y con el que la besé hasta dejarle sin respiración.

16 comentarios :

  1. Estamos muy asesinos hoy eh? Jeje.

    Besos desde el aire, ladrón de corazones

    ResponderEliminar
  2. ¡Uf! Sin respiración me he quedado yo al terminar de leer este micro.
    Grande, Sucede.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Qué descripción tan romántica, Sucede, cualquiera diría que la acaba de matar.

    "...Aún es capaz de calentar este corazón que llevo en las manos y con el que la besé hasta dejarle sin respiración."
    Realmente precioso.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que comienzas el relato con paso pausado, describiendo con lujo de detalles como acaba de fallecer la protagonista, y terminas con un mazazo seco con una frase preciosa pero que te deja noqueado.
    Yo quiero pensar que en este mundo haya muy poquita gente como la que tú magistralmente nos relatas, sin escrúpulos y fría y calculadora.

    Un besazo. Amelia.

    ResponderEliminar
  5. Al menos fue una muerte dulce... Un beso, Sucede!

    ResponderEliminar
  6. Esa descripción fina, fina, fina. Y eso que es solo una imagen la que tenemos. Pero no le falta detalle.

    Muy bien jefe!!

    ResponderEliminar
  7. Amores locos que matan, besos sangrientos que asfixian...

    ResponderEliminar
  8. Al igual que tu amiga "Yo" le busco el lado romántico al relato y me quedo con estas líneas que me parecieron muy poéticas:

    "Aún está templada; aún es capaz de calentar este corazón que llevo en las manos y con el que la besé hasta dejarle sin respiración."

    Un gusto, después de tanto tiempo, volver a leerte.
    Un abrazo, Daniel.

    ResponderEliminar
  9. Como nos tienes acostumbrados Sucede, tu texto es negro, pero hoy, con toques muy rosas. Los asesinos ¿también aman? parece que sí. Un gusto leerte. Un abrazo,amigo.

    ResponderEliminar
  10. La descripción es brutal y el final de impacto.

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Hay besos de todo tipo.
    Has elegido el mas frio y angustios. El beso de la muerte.
    Te mando un abrazo de corazon. (por favor no me beses)
    Ricard

    ResponderEliminar
  12. Hay amores que matan. Lo sabemos pero hasta que no lo comprobamos no paramos. Jaja! Muy bueno, amigo! Abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Pensé que en tan pocas líneas no te iba a dar tiempo a matar a nadie jajaja.Ya veo que me equivoque. Ya estaba muerta antes de empezar. Menuda muerte mas apasionada y literal… Me encantan tus “sorpresas”. A pesar de tu "negrura" es unplacer venir a verte. Un bessito

    ResponderEliminar
  14. ¿Y quien duda ahora que hay amores que matan?

    ResponderEliminar
  15. ¡A eso se llama besar! Nadie podría decir que hace las cosas sin esmero y a desgano...¿Querías un beso? ¡Pues ahí lo tienes, joder!

    ResponderEliminar
  16. De nuevo brutal, de nuevo con corazones humanos paseando por la calle...

    Un abrazo compañero!

    ResponderEliminar