martes, 6 de septiembre de 2011

Sin salida

¿Te acuerdas de mí? El que maldecía las horas e incluso los minutos. A tu lado, en ese lugar tan concreto les decía “Dadme más, dadme más”. Pero el tiempo, que perece, que subyuga ante el espacio como una sonrisa en el anfiteatro de tus penas, me ponía trabas, me insultaba, durando ni más ni menos que lo que tenía que durar. Y ahora ya no soy nada; un recuerdo, ni siquiera un recuerdo. Muerte bastarda, déjame en paz, ronda a tu puta madre. Con tu casaca hago pañuelos, pañuelos negros, negros, como un abismo imperecedero y letal. Pero si sale mal, si no encuentro la salida de este laberinto de tierra que me contiene y me descompongo como un susurro en el viento… ¿pensarás en mí?

20 comentarios :

  1. Menudo muerto poeta. Como una sonrisa en el anfiteatro de tus penas... fantástico.

    ResponderEliminar
  2. A veces eres tan oscuro, no porque lo seas (que lo eres o a mi me lo pareces), sino porque rodeas con palabras lo que quieres decir, y haces que el lector pierda pie, y le obligas a que se deje llevar y lo mareas. De repente el micro es un viaje, independientemete de lo que cuentes en él. Y es dificil, es tuyo y es algo especial. No sé como explicarlo, acabo de volver de este viaje y aún no he recuperado el pie o no quiero.

    ResponderEliminar
  3. A veces no sé si escribes microrrelatos o haces poesía, el caso es que la mezcla de ambas es lo que caracteriza a tus textos. Me ha gustado mucho :)

    ResponderEliminar
  4. Indeleble...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  5. Aupa peña!!!
    Joe Luisa, me has subido los colores, jeje, muchas gracias por tu comentario.
    Bittersweet y Mar, de poeta tengo poco, jeje, pero muchas gracias!!
    Hay cosas que salen de ese pozo de las preocupaciones, creo que esa parte del cerebro es más lírica y no sabe de prosa...
    Abrazos a todos!!!!

    ResponderEliminar
  6. Cuando no la hay, no la hay... por mucho que se suplique.

    Es impresionante la maestría que tienes de abducir los estados emocionales de las personas y convertir en pocas líneas, un profundo y asombroso relato, que para nada, nos deja indiferentes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. uff vaya relato brutal que te ha salido Sucede!! yo hay una cosa que no me cabe en la cabeza, estando viviendo una etapa de tu vida super dulce como recorchos haces para sentarte delante de un folio y escribir el pedazo de relato bestial tan duro!! será que los genios es lo que tienen...
    Un besazo. Amelia.

    ResponderEliminar
  8. Hola de nuevo!!
    Encantada de volver a disfrutar "sufriendo" con tus letras... Me imagino que ya lo sabrás pero Artgerust convoca su II certamen de micros de terror, cosa que te viene como anillo al dedo. Entra en su página si estás interesado- y si no lo conocías-y adelante, maestro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Después de leer esto, sí, seguramente pensaré en él. ¡¡uff!!

    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Como no pensar en la persona a la que se ha querido.
    Siempre ves el otro lado de las cosas. ME ENCANTA. Aunque no cuentas de una manera que dan escalofríos. Un bessito

    ResponderEliminar
  11. Nadie deja de pensar en alguien que le pedía al tiempo juntos, más. Por lo bueno o por lo malo pero no se van a olvidar tan facilmente. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Duele y todo. Te contagia el desespero.

    ResponderEliminar
  13. Esta demostrado que el amor y la muerte dan mucho de si a la hora de escribir.
    En esta ocasion, has elegido la muerte.
    Tu relato ha salido con vida aunque siga en un laverinto de perdicion.
    Abrazos.
    Ricard

    ResponderEliminar
  14. Imposible no hacerlo. Evidentemente hasta el último segundo, y quizás más.

    Este relato se te mete por debajo de la piel.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. En pie!...tienen razón, este micro tiene algo de poético...espero que el pozo de tus preocupaciones no te quite el sueño...

    Un abrazo compañero!!...pasaré en los huecos, ya estoy de curro y eso implica muuuchos km de puto coche sólo pa llegar a currar....

    ResponderEliminar
  16. El pensamiento y el recuerdo no reconocen las "descomposiciones", sólo contemplan las imágenes y las sensaciones que perduran -sin dudas- de lo que uno haya forjado en vida... Grande, Sucede!!! Besos

    ResponderEliminar
  17. No te he olvidado en años, cariño... Sí, pensaré en ti.

    ResponderEliminar