martes, 18 de octubre de 2011

Abogado (microhistoria compartida propuesta por Puck)

A mi personalmente me importan más bien poco los casos que defiendo. Es más, ni siquiera me sale rentable por la miseria que cobro, y es que esto de ser abogado de oficio es como ser prostituta en el Punto Rojo, ven pasar a los clientes pero no se quedan ni con los nombres. Yo sin embargo jamás me olvidaré de Ninette, y no por su voluptuosidad, ni por sus ojos celestes, ni por esos labios rusos que no se acuerdan del frío, la recordaré porque en una hora y media de sudor me demostró que era la persona que más me había querido nunca. Es triste que sea así, pero lo es, y de ahí que lo que le pase a este borracho cornudo me importa más bien poco; prefiero pensar en Ninette. Pero el trabajo es el trabajo...

- Entonces, si usted se declara culpable del atropello ¿Qué hacemos aquí?



El resto de la historia aquí:

El rincón de Nicolás Jarque
Aprendiz de Palabras
Historias de nadie
Los jardines de Puck

23 comentarios :

  1. La profesión de abogado no queda muy bien parada. Muy bueno. Me voy a leer los otros. Un saludo. Mar Horno.

    ResponderEliminar
  2. Este tenía la cabecilla en otras cosas, jeje. Muy buena iniciativa. Voy por el siguiente...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Sucede, al pinchar en Historias de Nadie, dice que no existe.

    ResponderEliminar
  4. Y ocurre lo mismo con los enlaces a los blogs de Nicolás, Puck y Su.

    ResponderEliminar
  5. gracias rosa voy a arreglarlo!!!

    ResponderEliminar
  6. Menudo abogado me he buscado... y a mí quien me comprende?

    Me ha encantado compartir contigo este experimento.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Imagino lo que tendria esa Ninette.
    Por muy culpable que fuera, seria capaz de que el sr. Juez le pusiera un piso a su nombre.
    Un relato genial.
    Buscare su continuacion.
    Abrazos.
    Ricard

    ResponderEliminar
  8. vaya historia mas movidita!! Me gustan estos experimientos

    ResponderEliminar
  9. Hora y media de sudor....¿de quién? ¿De ella? ¿Ambos? ¿El abogado? Porque depende de quien sea estamos hablando de ciencia ficción.... :)

    ResponderEliminar
  10. Una hora y media que al parecer bien lave una vida..

    Saludos varios, que sigo de gira..

    ResponderEliminar
  11. Buena iniciativa, me teneís de un sitio a otro intentando pillarle el hilo, pero es divertido.
    Voy a seguir.
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Ahhhhhh, si se entera Alejandro, ¿eh?
    Disfruto tus micros, amigo vasco.
    un abrazo che!

    ResponderEliminar
  13. Oye, gracias a todos eh? Siento andar tan alejado, pero estoy un poco saturado de todo, no me canso de pedir perdón.
    Un abrazo a todos!!!!!
    Alabama, tengo algo!!! jajajaja
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  14. Por alusiones ¿que tienes contra los abogados? Algunos somos buena gente, te lo aseguro. Los abogados de oficio son dignos de admirar, cobran tarde, mal y nunca y ahí siguen defendiendo como unos jabatos. Yo pertenecí al turno de oficio muchos años. No es una bronca, disculpa, es que una tiene su corazoncito. Buen relato, no obstante.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  15. Sucede que no conocía este blog hasta que Jarque me propuso colaborar. Sucede que me pasaré por aquí a menudo, comente o no, que el tiempo es limitado, aunque no las ganas.
    Un placer descubrirte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Lo tienen crudo los dos. te debe haber costado no matar a nadie tú :-).

    ResponderEliminar
  17. El abogado no parece muy de fiar, pero tu micro es inmejorable.

    Un abrazo, Sucede.

    ResponderEliminar
  18. Sucede, gracias por querer participar en este proyecto a cuatro. Ha sido un placer. Este abogado tiene mala pinta aunque no el relato. Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. jajajaja gracias a todos!!!
    Sobre todo a los cuatro magníficos con los que he compartido esta historia!!!
    Jarque, el placer es mío, igual que con Su, CDG o Puck... unas máquinas todos!!
    Abrazos a todos!!!
    jajaja Cybrghost!!! ya te digo, no matar en un relato mío es como cerrar la puerta a la oscuridad... y no eh? jajajaja

    ResponderEliminar
  20. Sucede, vengo del Rincón de Nicolás con esta historia a cinco bandas que habéis montado. Me encanta este personaje que has retratado, esa profesionalización de su oficio, que más que humana es inhumana. Sinceramente hacer reir o soltar una carcajada me parece un reto en la escritura y siempre que alguien lo consigue, como es tu caso, no puedo evitar dar la enhorabuena.

    ResponderEliminar
  21. Sería Ninete la misma que estaba con Don Francisco cuando les pilló aquella señora que luego fue testigo en un juicio? jajaja. Me encanta este abogado!
    Saludillos

    ResponderEliminar