jueves, 13 de octubre de 2011

Instintos

Oscilante, la llama recapacita sobre que rincón iluminar de esta oscura habitación. Mientras, laten dos corazones al unísono formando un único torso. La brisa nocturna se filtra por una rendija imperceptible de la roñosa ventana, y el aluminio se torna frío cuando el sol abandona un día cualquiera de octubre, como si fuera hoy, o ayer, o tal vez mañana, pues el tiempo es sólo tiempo, nada más, es esperar a que las aguas se salgan del cauce para volver a él más sosegadas, lamiendo las aceras de nuestra cordura ilimitada. Piel, piel que cubre carne, que roza otra piel que cubre otra carne; terminaciones nerviosas que forman caminos no visibles entre tu alma y la mía. Besaré el musgo de tus amaneceres en mis anocheceres, y recorreré tus senderos como un zapador preparando el terreno aunque ese mismo barro en el que cava la zanja al final beba su sangre. Y el satén de tu mirada y el olor de tus sonrisas será la religión por la que nunca discuta. Quien dijo que volverían las oscuras golondrinas era un visionario, y entre plumas negras y arcillosos nidos puedo asegurar por fin, que estamos mucho más que vivos.

18 comentarios :

  1. Esto es prosa gótica ¿no?
    Es precioso, Sucede!

    ResponderEliminar
  2. Me tienes que dar permiso para llevarme esto y alguno más aquí: http://dejatushuell.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Aupa Montse!!
    Primero gracias!! Me alegro de que te guste.
    No sé si es gótico, jajaja, aunque lo dicen mucho últimamente, jajaja.
    Yo lo comparto, así que tú también puedes hacerlo, este y los que quieras, por supuesto, y sin pedir permiso.
    Voy a echarle un vistazo a ese blog, aunque estoy algo desvinculado de esto temporalmente.
    Un abrazo!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Y yo buscando cómo decirle cosas bonitas a alguna.

    Vuelve, Sucede.

    ResponderEliminar
  5. Impactan tus instintos, ya lo creo. Preciosos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Alguien comentó una vez que de vez en cuando hacías poesía...hoy es un día de esos...

    Un abrazo! andaba echándote de menos

    ResponderEliminar
  7. Mi amigo Vasco, eres notable, relato-poesía en prosa-relato-poesía ¡¡qué más podría pedir un lector!!!
    Te mando un enorme abrazo, bribón!

    ResponderEliminar
  8. Sucede, muy gótico, je je, me gusta!

    ResponderEliminar
  9. Distinto a lo que nos tienes acostumbrados, pero igual de bueno, al menos para mi gusto.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué pasada! Lo he leído tres veces sólo por el placer de saborearlo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Impecable, Sucede. Muy instintivo lo tuyo. Abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Qué bien suena, Sucede. Tu estilo pero con cierto toque romático.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Un nuevo género...romanticismo oscuro a lo Sucede...Pura poesía.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  14. Has de perdonarme, Sucede, pues traté de diseccionar tu relato porque me he encontrado con maravillosos viajes paralelos, encontrados al final en un todo.
    La primera frase es tremenda, como sentí viva la llama, pensadora mientras arqueaba su cuerpo en busca de ese lugar al que otorgarle su calor. Grandioso.
    Y toda esa pasión proyectada en esos torsos hechos uno, desesperados, como esas aguas que abandonan su cauce para vivir nuevas pasiones, regresando más apacibles.
    Pero esta frase, en ella pusiste el todo, estoy segura: “Piel, piel que cubre carne, que roza otra piel que cubre otra carne; terminaciones nerviosas que forman caminos no visibles entre tu alma y la mía”

    Maravilloso instinto el vuestro, amigo.

    ResponderEliminar
  15. ... me quede unos cuantos segundos quieta... en blanco... vibrando. Que lindo sentir eso.
    Que bueno esto Suce, y que bueno leerte.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  16. Un texto interesante algo mas rebuscado que de costumbre.
    Lo importante es el arte que se necesita para llevar a cabo estos grandes escritos.
    Un abrazo.
    Ricard

    ResponderEliminar
  17. Diosssssssss Sucedeeee Existeeee!!! jajaja.
    Mira decirte que da igual que andes ausente varios días para que regreses con este pedazo de poesía. Estas que te sales Sucede.

    Mira la frase: Besaré el musgo de tus amaneceres en mis anocheceres ... es sublime!!
    Conforme lo leía me atrapaba, y veía a los dos amantes envueltos el uno con el otro ... yo andaba toda feliz diciendo: ay mi Sucede que bonito escribe el cabr... (en plan cariñoso) me sueltas lo de: el que cava la zanja al final beba su sangre y me dije: si no pone su pinceladita no se queda traquilo jajajaajjajaaj

    Resumiendo: un 10 tío !!!

    Un besazo.
    pd: a que ahora es diferente cuando hay enanos por casa ... jajajaja

    ResponderEliminar
  18. Precioso, Sucede! Se te echa de menos por estas tierras...

    ResponderEliminar