lunes, 3 de octubre de 2011

Tangente

Traga saliva. Tras el volante se disipa la baja temperatura que vomita la noche. El silencio da paso a una canción casi acabada en la que las sotanas son manchas de sangre en su corazón. El miedo que unos sufrieron sirve ahora para mantener un espíritu torturado por miserias ya enterradas. Sube el volumen y arranca. Las farolas crean un ambiente de luces y sombras que distraen sus pensamientos y de las estradas salen dragones de alas anchas que se olvidaron de escupir fuego cuando murieron las princesas. En una mente así no caben cuentos de hadas ni finales felices y la música le ayuda a imbuirse aún más en la negrura. Más deprisa. La ría refleja con precisión húmeda la parte tangible del mundo. Paralelismos, piensa, absurdos paralelismos. Rectas, curvas, semáforos que guiñan ojos naranjas dando paso con precaución. Más rectas, más curvas, más deprisa y de repente la tangente; esa maldita línea recta trazada en mitad de una curva que se tiñe de rojo.

19 comentarios :

  1. de las estradas salen dragones de alas anchas que se olvidaron de escupir fuego cuando murieron las princesas.

    Esta parte es preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Mal final para este alma atormentada. Mar Horno.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado desde el principio hasta el final. El título, perfecto.
    ¡Chapó, Sucede!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. La verdad que siempre me haces leerme tus micros más de una vez, intentando esgrimirlo de tal forma que consiga entender hasta las comas que imprimes en las frases.
    Como de costumbre, la descripción es admirable y tortuosa, sin embargo no encontré la similitud o el sentido metáforico que le aplicas a sotanas; he llegado a la conclusión de que el personaje de esta historia es un clérigo que decide expiar sus pecados proyéctandose contra esa máldita tangente.
    En cualquier caso, disfruté leyéndote. Gracias.

    -Bs-

    ResponderEliminar
  5. Aupa!!!
    vengo poco eh? pero os leo, jaja.
    Voy a sacarte de dudas Yo, jajajaja, no es un clérigo, o al menos no es lo importante, esas sotanas son el tema que escucha en el mp3, busca Sotanas de Barricada en youtube y entenderás, jajaja.
    Gracias a todas por leerme eh?
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  6. Murió con la música a todo volumen, el sueño de todo rockero. Buen texto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Menuda forma de salirse por la tangente!!Un buen relato, como siempre.

    Abrazos surtidos

    ResponderEliminar
  8. Y a mí que se me daba mal la geometría.

    ResponderEliminar
  9. Buen micro y buenos Barricada!!!!!...por ahí dicen que se leen varias veces los micros para desglosar todo...yo tengo que concentrarme, aislarme del mundo y leer cada palabra...

    Un abrazo compadre!!!!

    ResponderEliminar
  10. Creo que no tiene buen final, pero lo que si es bueno es el micro, con unas imágenes muy poderosas y con música además.

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. ¡Caray! nunca pensé que salirse por la tangente fuera tan peligroso.

    Besos,

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que lo he leido un par de veces y me haces estar dentro del habitaculo de ese coche, de noche, la calle desierta y las luces de los semáforos en ambar todo rato, luces y reflejos ... la música a todo gas, la mente en mil historias, y dándole al acelerador.

    Vértigo!! es la palabra adecuada y ganas de echar el freno porque sabía que se la iba a pegar
    Es muy bueno Sucede, en tu linea!!
    Un besazo.Amelia.

    ResponderEliminar
  13. No se puede conducir con tanta pesadumbre encima. Siempre habrá una tangente redimidora. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Jolín Sucede, tu si que te sales y no precisamente por la tangente.
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  15. Si supieses la de veces que los he escuchado... pero claro, éste era difícil que lo reconociese al ser del último, si en la radio de su coche hubiese tocado "rojo", otro gallo cantaría jeje.
    Pero se agradece la aclaración, y que asomes la cabeza de vez en cuando.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  16. ¡GENIAL! Y hasta con tintes poéticos...(mis ojos de lemur han quedado más asombrados que de costumbre) Bravooooo, amigo!!!

    ResponderEliminar
  17. Un oscuro relato que huele a humedad y sabe a noche.
    Curvas malditas que se convierten en rectas y rectas traicioneras que te llevan al precipicio.
    Un negro suspense al que nos tiene acostumbrado su misterioso autor.
    Abrazos.
    Ricard

    ResponderEliminar
  18. Como siempre, una tragedia y muchas preguntas en el aire. Y como siempre, escrito sin mácula.

    ResponderEliminar
  19. Me adscribo a lo dicho por el Sr. Cybrghost.

    Un oscuro abrazo,

    Octavius Bot

    ResponderEliminar