martes, 29 de noviembre de 2011

Cuestión de corazones

Llueve sin cesar. Un viento gélido corta con su cizalla un mundo ensombrecido como si fuera papel. El barro asume sus pasos, convirtiendo en eternas las huellas que se dejan al marchar. En su cara, las gotas de agua adquieren la salinidad propia del dolor que vomita un lacrimal. Y con paso húmedo, firme y silencioso se aleja sin mirar atrás.

Desde el exterior parece una casa cualquiera; la chimenea exhala sus bocanadas de humo indicando que en su interior hace calor. Pero hay fuegos que no calientan, ella lo sabe. Y no puede contener unas lágrimas que brotan directamente de un alma en proceso de congelación.

Sobre las huellas de antes se posa el pie de una mujer. Más lágrimas se mezclan con más agua. El barro salta sobre su ropa, parece que diga déjale marchar, pero no lo hará. A lo lejos una sombra distorsionada avanza sin cesar. Ella grita, pero el viento le roba las palabras. Acelera el paso y vuelve a gritar, pero el maldito viento le vuelve a robar. Corre sin dejar de llorar. Y grita, grita tanto que el viento se detiene, que la lluvia se seca y las nubes se van; y a una corta distancia le puede ver girar. Ojos en ojos; y una sonrisa que empieza a aflorar. Ella sigue sus huellas, él las desanda, y en la mitad de la línea que trazaría un compás, se abrazan dos corazones que vuelven a calentar. Y un beso, un inmarcesible beso, será el punto final.

9 comentarios :

  1. Que poético Sucede!!!...Ese beso que no se marchita es de una belleza muy gótica...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. El presagio de ese beso fue el que detuvo el viento y frenó la lluvia, estoy convencida.
    Besos
    Cita

    ResponderEliminar
  3. Precioso final....Me encanta este lado tierno... que con el arranque inicial y tus antecedentes ya me imaginaba a un asesino en serie arrancando corazones.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  4. Te ha quedado casi "versificado". Y con un final feliz, te estás reformando :-).

    ResponderEliminar
  5. Como en toda pelicula de amor que se precie, el tipico beso marca el final de la historia.
    Se supone que mas tarde comieron perdices.
    Un magnifico mini relato.
    Un abrazo,
    Ricard

    ResponderEliminar
  6. Sorprendente, ni matan, ni mueren, no me lo puedo creer. Pero es igual me gusta este otro lado.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. ¿Eres tú? mmm si te digo que esperaba un final bastante sangriento en ese encuentro, ¿te lo creerás, verdad?

    Cofieso que esa idea me ha perseguido todo el relato, así que lo he leído otra vez. Muy bueno, si señor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Me has sorprendido. Como Citizen_0 esperaba otro final, pero esta bien.
    ¿Ha sido el espíritu de la Navidad? Espero sinceramente que no, porque no lo soporto; otra cosa es que quieras y sepas contar cosas distintas de otro modo.

    ResponderEliminar
  9. El final menos realista que jamás haya leído por aquí. Saludo Sucede.

    ResponderEliminar