viernes, 11 de noviembre de 2011

Se le hizo añicos el alma (minicuento)

Ya no hay castillos en la isla de Tul, tras la caída del imperio, asesinaron al rey y a la reina y demolieron sus hogares. El pequeño aprendiz de ser humano, que ya no creía en princesas, volvió a creer cuando la vio. Sentada junto a las ruinas del castillo, la princesa contaba las estrellas en una noche rasa. - Contar todas las estrellas lleva un tiempo - pensó el aprendiz sin querer interrumpirla. Pero la princesa paró de repente de contar estrellas, ante la que más brillaba en el firmamento. - Esta es mi oportunidad - pensó el proyecto de humano. Se acercó a ella, que obnubilada aún por el candor de aquél astro, le dedicó su mejor mirada. La princesa y el casi humano se dedicaron sus mejores palabras, y el aprendiz volvió a casa con el corazón palpitando, pensando que Tul volvía a ser de colores. Pasaron los días y las noches contemplando las estrellas, hasta que un día amaneció nublado, unas nubes grises, casi negras, cubrieron el cielo. La noche fue igual que el día, y entonces, ante la imposibilidad de contemplar las estrellas, se miraron a la cara. En realidad, el aprendiz nunca había mirado a las estrellas, siempre, siempre le miraba a ella, a su princesa. Y entonces, cuando sus miradas se cruzaron, ella bajó la cabeza. El aprendiz se quedó helado, pues de la princesa se había enamorado. Entonces le preguntó, - ¿por qué bajas la cabeza? - A lo que la princesa le respondió, - porque otras estrellas iluminan mi sendero. Y desde entonces el aprendiz está petrificado junto a las ruinas del castillo. Dejó entonces de ser humano, para convertirse en piedra. Y a sus pies, junto a sus lágrimas, su alma hecha pedazos.

19 comentarios :

  1. Si es que no puedes evitarlo, dejas todo destrozado :-).
    Eso sí, muy bien escrito.

    ResponderEliminar
  2. No podía terminar en beso? Nooooo que si no, no sería SUCEDE, jeje. Me ha gustado pucho, pucho.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Con tu permiso me lo llevo a mi caja de los tesoros:
    http://dejatushuell.blogspot.com/

    Buscaré un par más buceando por aquí. :)

    ResponderEliminar
  4. Genuinamente "sucedino", ese alma hecha pedazos como cierre lleva tu sello.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. bueno, bueno, que te aplaudo 'master' en relatos y minicuentos
    'que no me canso de ser' tu amigo!!
    un abrazo ¿ta?

    ResponderEliminar
  6. ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!! fijate que el final es propio del Sucede de mis entrañas, peroooooooo peroooooooo me ha encantadooooo.
    te lo voy a plagiar jajaja, le voy a hacer una entrada, un minicuento para mis niñas,jejeje.
    con tu permiso, clarooo!!
    Un besazo y cuidateeeee!!amelia.

    ResponderEliminar
  7. Esto es lo que se suele decir, acabar estrellado.

    Bonito cuento, Sucede.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué guapo!
    Lo he leído con los ojos cada vez más abiertos y con la misma ilusión que un infante.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Como el de todos, un camino empedrado. Un saludo Sucede!

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado, con ese final muy tuyo...

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Grande Sucede.
    Yo no veo al Sucede que todos conocemos por ningún lado, si no a un Sucede más romántico.
    Bonito cuento. Un abrazo tron!!!!

    ResponderEliminar
  12. ¡Ni Dios ni amo!. Pequeño aprendiz de ser humano, sin duda un término extraordinario. Estáis amorosos últimamente unos y otros. Curioso que al final todo se vaya al garete, el amor es "asina". Un cuento muy real, instructivo, como deben ser los cuentos. Ya se sabe, son armas de doble filo ;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. La princesa se está muriendo ¿sabes?, porque siente que nunca es capaz de conservar nada con vida; y con esa sensación de muerte eterna es muy difícil seguir viva, pero… eso tú ya lo sabías, siempre lo has sabido… por eso la nombraste Pandora.

    ResponderEliminar
  14. la princesa es lo más importante del cuento, eso de q no sabe conservar nada con vida son imaginaciones suyas. La negatividad es lo q tiene, nos invade y yo sé de eso, de ese virus q intenta corromperlo todo. Con esas palabras el humano ha resucitado y se ha sentado junto a su princesa. y no era pandora... era oz...

    ResponderEliminar
  15. En la caja se escondía la muerte y también la locura; por eso es tan importante Pandora… Ojalá tengas razón y sean sólo imaginaciones, porque a veces se me pierden los límites entre la realidad y la fantasía. Gracias por animarme el corazón.
    P. D. Te cuento un secreto: en este cuento reconocí la voz que me escribía hace años :) (sonrisa melancólica).

    ResponderEliminar
  16. Gracias Anónimo... por animarme el corazón.

    ResponderEliminar
  17. "Entonces le preguntó, - ¿por qué bajas la cabeza? - A lo que la princesa le respondió, - porque otras estrellas iluminan mi sendero"

    eso tiene luz :)
    besos

    ResponderEliminar
  18. Las estrellas simbolizan la Esperanza, decir que se esconden las estrellas es como decir que se ha perdido la Esperanza y sin Esperanza, literalmente, no es posible vivir.

    ResponderEliminar