martes, 8 de noviembre de 2011

Segunda divagación

¿Es sangre o pintura? Me pregunto al ver los restos del fusilamiento de mi corazón contra el paredón de mis sueños. El sabor óxido que embriaga mi paladar no deja lugar a dudas; la anemia ferropénica que me lapida son los clavos de Cristo en mi alma condenada.

13 comentarios :

  1. El paredón de tus sueños? ...Jejeje.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Imaginemos que es pintura, y que el corazón es de plástico, y que los sueños son intocables. Y por imaginar, imaginemos que ese señor de los clavos, solo se trata de un herrero recreando su oficio. Alguien que imaginaste mientras dormías...

    ResponderEliminar
  3. Buena mezcla, gran contraste de regusto médico-nostálgico-artístico....

    ResponderEliminar
  4. Malabares con las metáforas, si señor. Estás muy fino con estas divagaciones tuyas, si.

    un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hola compañero.
    En este relato hay mas dolor que palabras.
    Espero que la sangre solo sea colorante y los corazones granadas abiertas.
    Un abrazo y a seguir bien.
    Ricard

    ResponderEliminar
  6. Estas divagaciones esstán muy bien...

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Tinta negra, o sangre que me corre por las venas?

    ResponderEliminar
  8. Illo! andas más negro de lo normal?...quizás más triste...ánimo!!!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Pues a mi me encantan estas divagaciones!! además cada frase encierra un significado aplastante ... pero hilvanando con hilo de oro, me gustaaaaa!!
    estas raro?? jaja

    Un beso Sucede!!

    ResponderEliminar
  10. Sucede, ¡despieeeeerta!
    Un mal sueño. Un gran micro.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Aciagas palabras, impresionan por el derrotero dolorosa.
    un abrazo y aurrera

    ResponderEliminar
  12. Sigues tan oscuro... pero me encanta.

    Tarde en volver, la vida me entretiene muchas veces.

    Besos
    Cita

    ResponderEliminar