martes, 22 de noviembre de 2011

Vol au vent

El señor Wainewright no sueña. Ve anochecer y amanecer cada día apoltronado en su viejo sillón por culpa del insomnio. Hace días que no deshace la cama; ese es el motivo de que en su dormitorio flote aún el olor del almidón. Ahora, a la luz de un quinqué eléctrico, se dedica a escribir. La única forma de soñar es hacerlo despierto, piensa.

La señorita Wildbrand nunca duerme sola, pero siempre sueña. La pesadilla que da forma a su vida muere al menos durante las ocho horas que pasa con los ojos cerrados. En la región anterior del hipotálamo de su encéfalo, se recrea una vida paralela mucho más digna. La única forma de vivir es soñar, piensa.
A Thomas le llamó la atención la chica que estaba sentada en el banco del parque Wells. Era la única que no gritaba ni hacía gestos obscenos para atraer a los clientes; eso le atrajo.

-    Señorita, ¿me concede una hora?

Helena, que no estaba acostumbrada a un trato tan correcto, abrió los ojos y sonriendo se puso en pie.

-    Por supuesto, caballero.

La casa de Wainewright destacaba por el orden, y a Wildbrand no le pasó inadvertido. En el comedor, Thomas le invitó a sentarse.

-    ¿Puedo invitarle a cenar?

La respuesta fue un sí ilusionado, pues ya nadie se prestaba a seducirla como a una mujer sino como a una prostituta. El señor Wainewright colocó con delicadeza la mesa, situando en el centro de la misma una fuente repleta de volovanes. Agradecida, Helena comió ante la atenta mirada de su anfitrión, el cual se deleitaba con cada bocado de aquella delicada mujer. Entre vómitos y estertores a Helena se le fueron cerrando los ojos, visitando por última vez ese sueño que le daba la vida. Thomas guardó la estricnina junto al resto de especias y se tumbó en la cama. Esa noche durmió; esa noche soñó con Helena.

16 comentarios :

  1. El mismo Sucede de siempre... Esto es refrescante!!!

    ResponderEliminar
  2. Jejeje menudos nombrecitos te marcas. De donde los sacas?
    Me gusta mucho Sucede, aunque tú ya lo sabes...jejeje

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Una muerte dentro de la dignidad soñada. Realmente bueno, Su. De principio a fin.

    ResponderEliminar
  4. Para enmarcar directamente.
    He disfrutado mucho leyendo este micro, don Sucede. Eres un maestro.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. pues, ya sabía yo que darle la 'papa' a una mujer curaba el insomnio,
    ¡genio!
    un abrazo para vos

    ResponderEliminar
  6. ha sido una manera extraña de conciliar el sueño, aunque nos hayas tenido sin dormir hasta el final del relato.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Estoy con Elena, vaya manera rara de conciliar el sueño. Para dormir, mata. Para soñar, escribe. Sólo me parezco la mitad a él.

    ResponderEliminar
  8. Cuantas Helenas habrá en la vida del señor que necesita matar para dormir, una por noche... ¡Escalofriante!!!
    Estuve leyendo tus cuentos y es notorio que te apasionan los asesinos seriales y las mujeres de sexualidad abierta; me gustan esos personajes, son originales.

    ResponderEliminar
  9. Hola Sucede

    Me gusta forma de escribir y este relato es cuidado, elegante, y tiene un final inesperado pero adecuado al cuento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Buen relato aunque te deja pensando que los sueños pueden matar.Hace dias que no puedo entrar en tu blog porque me dice que no tengo permiso tuyo, no se porque serà eso.

    un fuerte abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  11. Hola

    Me llamo Thania y tengo que decir que me ha encantado su blog.Dejeme felicitarle, se nota que le gusta y apasiona escribir se ve reflejado en la calidad de sus posts.

    Por otro lado,me gustaría incluirlo en mi pagina web donde desearía mucho contar con su sitio.A cambio,agradecería mucho un pequeño link,o tambien un breve artículo hacia mi web la cual estoy intentando levantar poquito a poco y como usted sabrá es difícil pero se le coge mucho cariño a cada proyecto.¿Qué le parecería?.

    Un beso! y Suerte con su Blog!
    Thania Borja

    ResponderEliminar
  12. Es una manera de dormir, matando. Si es la única pues qué remedio...

    Muy bueno, como siempre

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Que oportunidad has perdido de crear una bella historia partiendo de la ponzoña, peor eres más de acabar de hundir. Espero que duerma pocas noches.El ritmo de la narración estupendo como siempre.

    ResponderEliminar
  14. Por favor, podria haber usado algun somnifero. Gernial un abrazo

    ResponderEliminar
  15. La madre que lo parió!!
    El mundo paralelo que guardas entre tus sienes me devora...
    Besos
    Cita

    ResponderEliminar
  16. A veces me das miedo.... puffff. Tengo que leerte más a ver si encuentro mi lado oscuro
    saludillos

    ResponderEliminar