sábado, 17 de diciembre de 2011

Cuando habla un corazón

La llama de una vela casi extinta oscila sobre su escritorio. Las manchas de moho son verdaderas obras de arte a las que se les podría poner título. Ataviado con un chaquetón de felpa y unos pantalones de pana raída trata de soportar el frío y la humedad entre esas cuatro paredes a las que no les alcanza la palabra hogar; mientras, se vierte sobre el papel. La estilográfica rechina contra la hoja a medida que la tinta se va transformando en palabras. En su cara se destila una mueca sobria que escapa de la risa. Y pese a lo que pueda parecer en un panorama tan desalentador, no escribe sobre miserias, tan solo sobre el amor.

13 comentarios :

  1. ¡Olé, Sucede!
    Has pintado la escena con pinceladas precisas y preciosas. Se huele la humedad, se siente el frío y se respira el amor del escritor por encima de toda la miseria que le rodea.
    Grandioso micro. Felicidades.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, es una descripción excelente. No se necesita el confort para estar inspirado. Abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. El amor a veces puede ser la más grande de las miserias. Me muevo entre la admiración por su dedicación absoluta a la escritura y el rechazo a la falta de aseo.
    Diría que estupendo, pero es que ya es tan reiterativo contigo... Dominas el "tempo" de forma envidiable.

    ResponderEliminar
  4. La única palabra que me viene a la mente tras leer el microrrelato es ESPERANZA.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y por qué no, mi querido Sucede?
    Es verdad, hay una idea bastante ficticia de que los textos de amor nacen de mirar por la ventana en un día de lluvia. Posiblemente sea así en algunas almitas adolescentes, pero se escribe sobre amor en los ambientes más extraños.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  6. Muy visual este micro, como es habitual en tus textos. Se ve y se siente toda la escena.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Y sin derramar ni una gota de sangre!!!
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  8. yo digo estilográfica!!! jeje
    creativo, inventivo, capaz, y flor de amigo eres,
    te mando el más grande abrazo desde mi Uruguay, y ahora que está Aimar, gástate el aguinaldo y conviértete en el más grande papá noel de la vascongada
    chau loquillo

    ResponderEliminar
  9. que bonitooooooooooooooooo!!!!!! si es que mi Sucede es un genio escribiendo y ya sé que tus preferencias y lo que más te gusta son las visceras, sangre y el ambiente tétrico, pero creeme cuando te diga que tiene un don prodigioso y que me muero porque escribas tierno, andaaa , andaaa.... jajajajaja
    a pesar de lo que le rodeaba al señor del relato, escribia sobre el amor, PERFECTOOOOOOO!!! será la navidad?? la culpable de este relato, que esta haciedo mella en nuestro Sucede?? jajaja
    Un besazo y desearte todo lo mejor a tí, a los tuyos y sobre todo a Aimarrrrr!!.
    Amelia.

    ResponderEliminar
  10. Estimado Sr. Sucede,

    Tanta razón en tan pocas palabras. Y es que para escribir se necesita papel y tinta. Lo demás viene de dentro. Sean tripas o corazones.

    Un abrazo

    Octavius Bot

    ResponderEliminar
  11. Hola amigo!!!

    Veo que sigues siendo el mismo!!! Me alegro!!

    Me ha gustado la descripción..y el final!!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. Buen texto amigo..me alegro de tener tiempo para vvolver a leerte..un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Iria!!! Yo sí que me alegro de volver a verte!!!
    Gracias a todos!!

    ResponderEliminar