viernes, 9 de diciembre de 2011

Invierno

Por pura coincidencia el invierno ha llegado en diciembre; no es cuestión de temperaturas, pues los inviernos saben llegar también en marzo, en agosto o en cualquier otro jodido mes. Levanto la cabeza hacia un cielo azul que veo negro, en el que cuelga un sol que ni me alumbra ni me calienta. Por un lado lo agradezco, porque el calor es una daga que taja mi cuello sin compasión, pero por otro pienso que mis venas soportan un torrente demasiado frío. Me congelo. Si al menos el agua tibia templara mis momentos… pero no. Estoy hecho de etapas, de nervios de acero y de carne que cubre los huesos. Practico el harakiri en mi pecho en busca de un corazón, pero sólo encuentro vísceras de lata, ni siquiera de metal, de las que cuelgan estalactitas como lágrimas eternas de un cuerpo en plena deflagración. La súbita combustión que se origina en mi alma tiene una llama azul, inservible y funesta. Las realidades de un camino de espinas con oasis son solamente las espinas, nada más. Y no hay noches, ni días, ni nubes o soles, pues el peor de los inviernos no es el que te congela por fuera sino el que lo hace por dentro.

9 comentarios :

  1. ¡Qué entrada más cojonuda, tron! ¿Es una maquina, o el verdadero pensamiento del ser humano? yo pienso que es más lo segundo.(No somos tan buenos como nos queremos hacer creer)
    Un abrazo, grande.

    ResponderEliminar
  2. un grande!!
    eres un grande!
    y ahora que nos das con todo pero de vez en cuando, más se nota,
    arriba vasco!
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Un gran relato...
    La solucion del protagonista no es mas que buscar el calor humano, el que mas calienta y el que mas atrae.
    Se lo recomiendo por experiencia.
    Un gran relato, como siempre.
    Un abrazo.
    Ricard

    ResponderEliminar
  4. No hay invierno más frío que el qué nos hiela el corazón...Eres un genio Sucede...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  5. Digo lo que Rosa, eres un genio, esa frase final es de antología.

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Parece que las estaciones dejan mella en nuestros poetas.

    ResponderEliminar
  7. Esto sólo tiene un nombre: POESÍA.

    ResponderEliminar
  8. Cuando el frío es por dentro, doble frío... y cuando entra y se instala... difícil siquiera entibiarlo.
    Besotes Suce!

    ResponderEliminar
  9. Qué bueno...

    Muy Schopenhauer. Me gusta.

    ResponderEliminar