lunes, 5 de diciembre de 2011

Negro sobre blanco

Traza con su pincel líneas sobre el tapiz. Rectas, curvas y secantes que descubren puntos. Líneas negras. Paraleliza su vida en un lienzo. Ángulos muertos que ceden el paso a los tormentos. Más líneas, gruesas, brochazos de desidia contra un muro blanco; gota a gota se tiñe la tela. Al salir del estupor descubre que el lienzo es el espejo de su alma, y aunque parezca tan negra es tan solo la envoltura de una pared blanca.

8 comentarios :

  1. Aúpa ahí, Sucede.
    Por eso se me da tan mal pintar, sabes.

    ResponderEliminar
  2. Ying y Yang, todo lo malo esconde algo bueno y viceversa.

    ResponderEliminar
  3. Que bueno!!! acaso no dibujamos, escribimos, interpretamos parte de nuestra alma.

    Me gustó.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. ¡qué extraño verse el alma!
    que el dios de los vascos te conserve la inventiva, saludos amigo

    ResponderEliminar
  5. Bueno, al fin y al cabo todos pintamos... aunque sea mal!!!
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  6. Uyuyuyuyuyuyuy, que te me estás poniendo blandito, jejeje, relatos sin muertos, besos de amor y pinturas del alma? No se, no se...
    Ahora sin broma, me gusta lo que has pintado.
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  7. A cada cual con su idioma, yo habría acabado tirando abajo la pared a base de paletazos, me quedo con el teclado!! un saludo, Sucede.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta este micro, muy sugerente y diría que optimista.

    Besitos

    ResponderEliminar