jueves, 22 de diciembre de 2011

Silencio

La resaca fría de un viento nocturno me hace estremecer. Vagamente iluminado por algunas farolas, recorro un gris adoquinado sobre el que se mecen las endebles hojas de unos castaños en plena defoliación. Pese a los años, recuerdo como si fuera ayer la voz de mi padre; no temas a la oscuridad, decía. No temo. Mi cabeza procesa las sombras y los sonidos, los cataloga y me devuelve un “todo es normal”. Unas nubes se deshilachan débilmente sobre mí y el eco lejano de la tormenta es sólo la banda sonora que me acompaña de regreso a casa. Por un momento pienso en cruzar los seis carriles del Paseo Extremadura, pero perder la vida convertido en un amasijo de carne y huesos no me atrae, así que utilizo el paso subterráneo. Cincuenta metros de angosto pasillo que aparece y desaparece al antojo de una lámpara de emergencia. Conforme avanzo por el corredor, los intervalos de penumbra son más largos y más profundos. No temo a la oscuridad. Antes de recorrer la mitad del camino, la lámpara emite su último suspiro y me deja en penumbra. La salida está cada vez más lejos; puedo percibir como a cada paso que doy me sumerjo más y más en la oscuridad, como si el túnel se estirase por los extremos, alejándome de la tenue luz a la que me dirijo. Y por fin todo desaparece ante mis ojos. El ruido de las rodadas de los coches sobre mi cabeza, se disipa también como el final de una canción. No temo a la oscuridad, pero sí al silencio.

13 comentarios :

  1. Miedo al silencio, sí señor, ¿Qué puede dar más miedo que no escuchar absolutamente nada?
    Muy bueno tron, sigues siendo muy grande.
    Abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  2. Adiós Sucede, si en algún momento encuentras esa luz...cuídala y no le hagas daño, ayúdala en todo lo que necesite.

    ResponderEliminar
  3. Yo tambien le temo al silencio, pero solo por momentos.

    Malditas lamparas, creo que es una secta, o se ponen deacuerdo.

    Saludos y sonrisas dibujadas

    ResponderEliminar
  4. El silencio puede ser atronador y terrorifico también. Muy bien narrado.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Ya echaba de menos embriagarme con estas letras.
    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  6. Uff pues yo al silencio lo añoro con toda mi alma, por cuestiones personales que no van al caso.
    Esta claro que tu no temes la oscuridad, la controlas y moldeas en cada relato.

    ResponderEliminar
  7. Felices Fiestas, o Feliz Navidad, para ti y quienes te rodean.
    Un abrazo, Daniel

    Ío

    ResponderEliminar
  8. Reaparezco desde el silencio... para desearte TODO lo mejor para este nuevo año. Un beso grande, Sucede!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. El silencio cuando es no deseado ....es un problema. Abrazo y felicidades!

    ResponderEliminar
  10. ¡Feliz Navidaddd!!!
    Haces que nos adentremos en ese silencio horrible porque todo se ha terminado. Excelente relato.
    >Un beso.Amelia.

    ResponderEliminar
  11. No se quien eres pero sé que me ha encantado tu escrito
    Eres escritor lo entiendo en el sabor de tus letras. gracias por darnos tus silencios

    ResponderEliminar
  12. El silencio que anuncia la tempestad, eso si que da miedo, tienes razón. ¿Será porque no podemos elegir la tempestad, porque no queremos que llegue o por no estar a la altura de las circunstancias? Mejor que vuelva a pasar por un lugar oscuro a ver qué pasa.

    Feliz penunbra continua.

    ResponderEliminar
  13. Me toca gritar, Feliz año, hermano!!!.

    ResponderEliminar