miércoles, 22 de febrero de 2012

Hoy

Hoy he comprendido lo que no comprendo. Me he contestado a cientos de preguntas que me marchitaban, y que adheridas a mi conciencia como moscas a la mierda, dónde las moscas son mi conciencia y las preguntas la mierda, no me permitían ver más allá del bidón de gasolina que reposaba a mis pies. Porque me gusta quemarlo todo, incinerar los recuerdos, los miedos e incluso las risas. Todas las preguntas las he contestado con el mismo monosílabo. No. ¿Es digna la vida de mí? No. ¿Amar y ser amado es la cara y la cruz de una misma moneda? No. ¿Por dónde sale el sol cuando la noche lo esconde? No; no quiero contestar a esa pregunta.

Hoy no he desayunado, he abierto y cerrado el frigorífico buscando algo, pero no sabía el qué, así que al final he preferido masticar mi desgana y salir a la calle con el estómago contrariado. Gruñía; mi estómago digo. Y yo trataba de no escuchar sus protestas. Al final sus gritos eran más altos que mis pensamientos, así que he fumado un cigarro, después otro y otro después, para confundirle, para mentirle. Y se ha callado mientras digería el humo que no acababa en los pulmones. Ahora no sé si he desayunado.

He caminado siguiendo un plan. Cada cruce tomaba una dirección. Primer cruce, a la derecha, segundo a la izquierda, tercero a la derecha, y así sucesivamente. Algo ha salido mal, quería irme muy lejos, pero estoy en el punto de partida. Supongo que es lo que tiene que las calles no formen ángulos de noventa grados las unas con las otras, que al final o te alejas más o te acabas acercando. Probaré al revés, primero izquierda, después derecha, pero mejor otro día, hoy ya estoy cansado.

Me ha sacado de mi aletargamiento el ladrido de un perro. Era precioso. Gris y blanco, con un ojo azul y otro castaño. No recuerdo cuando me ha mordido, pero me ha dado igual. El dueño le ha dado un golpe en los cuartos traseros que casi lo dobla. He escupido en su perdón y le he mirado con asco. Creo que no lo ha entendido; el mundo está lleno de imbéciles que no saben que se puede vivir sin levantar la mano. Pobre perro. Pobre. Pobre amo. Que palabra tan sucia cuando no acompaña un sentimiento sino que habla de posesión.

Había un banco y me he sentado. Algún mendigo dejó su cartón de vino. Sin ánimo de beber he cogido el cartón para ver si estaba acabado; lo he agitado. Quedaba algo. Una señora y un caballero me han echado unos euros a los pies; me han confundido con un borracho. ¿Para qué le dan dinero a un borracho? ¿Para que siga bebiendo? ¿Para que se siga matando? Y se irán pensando en su buena acción; qué asco. He recogido los euros, he apurado el tetrabrik y me he levantado. Y ahora me planteo si era yo el borracho que había estado ahí sentado; si ese vino era mi vino y ese banco mi banco.

He vuelto a casa. He subido escalón tras escalón y cada dos he tropezado. Las mirillas de las puertas eran ojos. Una vecina me ha saludado y ha bajado las escaleras corriendo y taconeando. No sé por qué me teme, jamás he hecho nada malo. Habían cambiado la cerradura de la puerta, no por otra, sino de lado, y me ha costado encontrarla pues la puerta es muy ancha. He entrado. He llegado hasta la sala, hasta el sillón de la sala, y me he desplomado. Y he soñado; con tus ojos, con tu cara, con tus labios, con los años que se han muerto desde que nos separamos. Y por eso he disparado, pero temblaba tanto la mano que he fallado. Mañana no beberé y acertaré el disparo.

10 comentarios :

  1. Que bueno SUCEDE!!!
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Que bueno, y que triste, cuántas preguntas tengo, cuántas ganas de darte un abrazo.

    Ahí va, compañero, un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  3. Ufff, niño, no sé que decir, es fantástico; es de lo mejor que te he leído (Y mira que te he leído cosas buenas) pero me deja un sabor agridulce es un canto desesperado.
    Un abrazo TROOOON!!!

    ResponderEliminar
  4. Es bueno y con un gran poso de tristeza...

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Las pérdidas nos trasforman en otros, o más bien sacan una parte de nosotros que siempre espera a salir cuando es necesario. Me ha gustado mucho ese "es digna la vida de mí". Y la presentación de los personajes que se te han ido acercando. Muy bien.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. realmente, genial!
    saludos uruguayos para vos

    ResponderEliminar
  7. De lo mejor, amigo! Un abrazo vasco.!

    ResponderEliminar
  8. Digamos que es ficción...
    Gracias por pasar!!!
    Os debo algo!!

    ResponderEliminar
  9. Alicia B.R.

    Mi corazón palpita tristemente porque no sé si estás bien. Te prefiero enojado que triste. :)

    ResponderEliminar