martes, 13 de marzo de 2012

Cementerio de flores

Caen las hojas de los árboles; como copos de nieve en un invierno muerto. Me produce arcadas el frío, y ni la sangre que resbala por la comisura de mis labios consigue templar mis nudos. Esta noche la luna reflecta la luz del sol desde su cuarto menguante, ansiando desaparecer y dejar el cielo sumido en una negrura salpicada de estrellas. Repugnantes estrellas que se clavan como miradas indiscretas en mi piel. Estoy a punto de vomitar entre prosa poética; oscura y deprimente prosa poética. Si tuviera alas carecerían de plumas, tendrían una angustiosa textura plástica y olerían a goma quemada, pero por suerte carezco de ellas, y para volar me sobra con alcalinizar el tiempo. Hace días que el reloj es como la mano huesuda de un dios de palo, y prefiero darle la espalda antes que aguantar sus puñetazos. Entre tantos pozos negros deshecho la poesía y en mi basura quedan solo palabras huecas que ocultan historias.

Observo las colillas del cenicero. Me hipnotizan. - ¿Desde cuando fumo tanto? – Pienso mientras enciendo el siguiente cigarro. Recuerdo la última Navidad, entre asfalto y rallas blancas, y como los cimientos de rosas se fueron por el sumidero. Diciembre de nubes y de huracanes; diciembre de mierda. Antes de extirparme las venas con un abrelatas reparé en el color hepático de la luna y escupí al suelo, y al sacarme los ojos lo seguí viendo todo igual de negro.

Se han muerto todas las flores del vertedero, pero no son esas todas las flores, frente a mi casa, ahora, hay un jardín inmenso.

12 comentarios :

  1. Siempre llega la primavera, se abre paso entre los fríos del invierno y llega a calentarnos el corazón haciendo brotar a nuestro pesar algunas veces, las flores que tenemos dentro...
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. espeluznante!!
    abrazo desde el sur,

    ResponderEliminar
  3. buen relato y a pesar de lo que dices en él, nunca te cansas de ser, y eso es lo que importa, aunque a todos los cementerios se le mueran las flores. Una nueva primavera siempre estará dispuesta en el corazón a quien esté dispuest@ a recibirla...
    Saludo

    ResponderEliminar
  4. Me quedo con esa última frase. A veces es necesario que algunas cosas caigan para ver lo que había detrás, o a los lados... cosas que siempre estaban ahí pero que no veíamos. "No eran esas todas las flores". Me gusta un rayo de esperanza entre tanto negro no?
    saludillos

    ResponderEliminar
  5. Un relato negro y descabellado, al final le das salida a la esperanza con ese jardin de flores. Enhorabuena.

    un fuerte saludo


    fus

    ResponderEliminar
  6. Transmites muy bien la demencia y amargura de tu personaje.

    ResponderEliminar
  7. Dejaste lejos a los asesinos y te has adentrado en jardines de flores sangrantes. Hay sentimientos difíciles de soterrar, una vez afloran, se desbordan y nos arrastran donde quieren. Como hiciste tú, que nos pones en situación para sentir algo parecido con tus descripciones tan precisas.

    Pobres flores del inmenso jardín, moriran también.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Me quedo con ese final, a pesar del desgarro del micro, está ese final.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Alicia en el laberinto.

    No conozco a ningún otro escritor capaz de cambiar los registros semánticos como tú lo haces. Conviertes la sangre que resbala por tu boca en un signo benévolo, apetecible; al tiempo que haces que tenga miedo de las estrellas y de las alas de los ángeles. Me gusta mucho lo que escribes, siempre me haces pensar... sin embargo, no me gusta saberte triste :)
    P.D. Tus ojos son hermosos, por favor no te los quites.

    ResponderEliminar
  10. Sos genial.
    Nunca son todas las flores. También se marchitan.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola Sucede!! anda que te has quedado descansando con el relato,jeje, la verdad es que es fortísimo, de una negrura que a penas se atisba alguna lucecilla de esperanza.
    Mortal lo de: Me produce arcadas el frío, y ni la sangre que resbala por la comisura de mis labios consigue templar mis nudos ...
    Un beso calidooooo ante tanta desperación y astío. jeje. Amelia.
    Pd: ¿y tu enano, seguro que ya esta hecho un chaval? recuerdos!!

    ResponderEliminar
  12. vuelvo a leer lo q escribí y siento q siento como entonces. Meses a los q uno sobrevive y flores hasta en la basura, de hecho las mejores flores no están en jardines inmensos aunq apáticos, sino en desiertos. Gracias por venir. Amelia, el chiquitín está genial, casi casi un añito!! Jeje, gracias por acordarte, abrazos.

    ResponderEliminar