martes, 24 de abril de 2012

Caliéntame sol (cuento)


I

- El diablo corta la noche con cuchillo de acero inoxidable – me dijo.
- ¿Como sabes de qué material es el cuchillo? – pregunté.
- Porque es frío – contestó.

II

Eila me habló de temperaturas una noche salpicada de estrellas. Me dijo:

- Toca esto.

Y lo toqué.

- ¡Está frío! – dije mientras contenía un escalofrío y rechinaba los dientes. - ¿Qué es?
- Es acero, hierro y carbono a proporciones justas.
- ¡Ah!... ¿Así que este objeto se llama acero?
- No, no, esto es un cuchillo. Sientes frío el filo porque el metal conduce los electrones a una velocidad muy alta, produciéndose un intercambio espontáneo entre tu temperatura y la suya. Él te enfría mientras tú le calientas.

III

- Padre, ¿dónde vive el diablo? – pregunté a cincuenta centímetros del suelo y mirando hacia arriba.

Los ojos de mi padre, creo que eran marrones, pero ya no lo recuerdo pues han pasado algunos años desde que los miré por última vez, se posaron en los míos con suavidad.

- En la maldad, hijo, vive en la maldad.
- ¿Se puede vivir ahí? – dije sorprendido.
- Él sí – sentenció.

IV

Hoy, veintinueve años después, he vuelto a ver a Eila. Sigue igual de joven. Sigue preciosa. En su mano sigue llevando lo que ahora sé que es una daga; puño de marfil y filo de acero. Inoxidable. Y sé porqué ha venido.

- Eila, querría saber una cosa antes – susurré tan bajo que el viento tuvo que ayudarme a llevarle mis palabras, aunque supongo que hasta en silencio me habría oído.
- Es justo.
- ¿Forjaste esa daga sólo para mí?
- Sí, sólo para ti
- ¿Sufriré?
- Sí, lo harás.
- ¿Será lento?
- Lo será.
- Entonces cuanto antes empieces antes terminará.

Y recuerdo a mi cuerpo vomitando mi alma por una abertura en el pecho. Sentí frío, un frío que no cesa. Mi padre me dijo una vez que la luz y la oscuridad se necesitan como el frío al calor; pienso en él mientras el invierno me conserva en este infierno de hielo y tan solo grito. Grito. ¡Grito! ¡Caliéntame sol!

11 comentarios :

  1. No... No voy a exagerarte: nunca leí tanto frío. Que manera de transmitir que tenes, que facilidad para traducir la piel, que genial Sucede, que genial.
    Justamente el otro día mi hijo me pregunto donde vive el diablo y agregó, "porque si en el centro de la Tierra hay fuego, entonces ¿ese es el Infierno?"

    ResponderEliminar
  2. Un relato con profundidad, con abismo. Tremendo. Me ha gustado.

    El sol acaba de ocultarse tras una nube.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Tremenda tu forma de transmitir sentimientos y sensaciones con palabras.
    Al leerte he sentido el frío, un frío intenso.
    De nuevo me quito el sombrero, Sucede. Eres un maestro del relato tenebroso y sangriento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Tiritando me han dejado tus palabras...
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  5. No hay nada mejor que el acero para representar el frío más extremo. Porque el hielo lo representa, pero no tiene el mismo significado mortal ¿verdad?, acertaste, si.

    No hay sol que caliente la muerte, es un hecho.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. vaya sufrimiento, vomita el alma por el hueco de la herida y luego entre la helada existencia, suplica y suplica
    martirios si los hay
    un abrazo grande para vos!!

    ResponderEliminar
  7. Devastadora entrada como siempre.

    ResponderEliminar
  8. Describe muy bien las sensaciones, se siente y por momentos se puede palpar el ambiente. Muy bueno.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Y el frío, ¿qué sintió el frío cuando le diste tu calor?

    un saludo, Loba

    ResponderEliminar
  10. Para explicar este cuento a un niño le recomiendo que lea a Fausto de Goethe o se vaya a la wikipedia con http://es.wikipedia.org/wiki/Fausto, pero aquí se puede ver esa frialdad, esa antítesis con el fuego del infierno de una manera que no deja indiferente.

    ResponderEliminar
  11. Muy muy bueno. Una pequeña joyita compacta.
    Saludos.

    ResponderEliminar