lunes, 16 de abril de 2012

Pausa

Hay una casa en mis sueños. Una casa engullida por la hiedra. A sus pies, mal digerido, vomitado, estoy yo. Huelo a bilis y a ácido, huelo a escombro, a hierro oxidado y a carne vacía, sin alma. Son las doce de una noche que tirita por el frío, en la que se disponen los cadavéricos minutos unos detrás de los otros en la morgue del tiempo. Un camino húmedo y virgen se arrastra hasta la puerta principal. Sacudo el polvo de mi cuerpo, cubierto tan solo por una piel raída y descompuesta, antes de golpear el portón con la pesada aldaba. El eco de la llamada retumba en el interior, y es tan omnipresente el ruido que estoy cerca de rendirle devoción. Pero no hay dioses con cimientos de hormigón ni con paredes de piedra, ni envueltos en enredaderas, ni con tejados de pizarra negra. Negra. Continúo golpeando la puerta, cada vez con más ansia, con más odio, hasta que por fin, con un chirrido que proviene de la garganta del infierno, se abre. Dentro luz, fuera oscuridad, y el quicio de la puerta la frontera imaginaria entre ellas. Y entonces todo se para, como si alguien no quisiera ver como acaba. Y despierto entre sudores fríos y rechinar de dientes bajo ese pesado quicio que será mi sepulcro sin lápida.

6 comentarios :

  1. Los sueños pueden ser tan terribles que pesen en nuestra realidad como losas. Muy duro Sucede, pero lo cuentas tan bien...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. A mí me da igual el tema que trates (aunque es obvia tu predilección por las tinieblas) lo que me pone los pelos de punta es tu estilo tan personal, tan realista, tan nebuloso, tan rico en recursos literarios, tan...
    Tus historias siempre están perfectamente contadas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Con tal de no darle luz al relato lo paraste en la puerta :-). Comparto opinión sobre tu escritura con las otras comentaristas.

    ResponderEliminar
  4. dantesco!
    Y venía detrás tan larga fila
    de gente, que creído nunca hubiera
    que hubiese a tantos la muerte deshecho.
    un abrazo grande para vos y para Aimar

    ResponderEliminar
  5. Tan crudo y directo como siempre ;)
    Genial relato!

    Besos
    Fabi

    ResponderEliminar
  6. Me uno a los comentarios de Rosa y MJ.

    Besitos

    ResponderEliminar