lunes, 23 de abril de 2012

Pieles

- Muere.

Lo dijiste en voz baja. Un susurro casi imperceptible pero que ambos sabemos que estaba ahí. Y morí. Lo hice en tus brazos, como el envoltorio plástico de una cajetilla de tabaco. Por los poros de mi piel se escapaban hilos de humo tibio de lo que fue mi alma. Ahora me encuentro perdido y dividido en un espacio demasiado abierto. Me gustaría seguir contenido por la impemeabilidad de mi piel, y sentir el muro poroso de la tuya, dónde el éter de nuestros cuerpos desnudos formaban una unidad; una humilde unidad dónde nada más importaba. Pero ahora estoy muerto, y mi cadáver son los rastrojos de un cuerpo incinerado desde dentro.

La pequeña montaña de Eolín, en mis sueños más salvajes, no es tan pequeña. Esnifo el azufre que mana por sus chimeneas mientras busco la entrada. Un ser con túnica negra y cuencas vacías señala la cumbre. Le pido un cigarro y me da el que sujeta con sus húmedos labios. Ahora mismo los escrúpulos no son óbice para decir que no. Fumo mientras asciendo, y cuando llego a la cima veo la entrada.

Te oí llorar muchas veces, una por mí, el resto por cosas importantes. He oído llorar a demasiadas personas, y te puedo asegurar que aún los muertos lloran.

He de irme, porque el mundo se me hizo una bola en la garganta y fui incapaz de tragarlo. Y me ahogué. Antes de franquear la puerta del lugar que será mi nueva y eterna piel, me giro. Lanzo un beso al pesado aire e imagino como se depositará como un inmortal beso en tus maravillosos labios. Ese será el sello, la rúbrica del documento formal de un descorazonado muerto.

4 comentarios :

  1. FANTÁSTICO!!! Me encanta Sucede. Te superas a ti mismo con cada texto. Un inmenso placer leerte.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Los dos últimos párrafos son impresionantes. "Una por mí, el resto por cosas importantes" y me gusta también esa despedida con beso al aire, aunque sea de un muerto... pero eso, por estos lares, creo que es inevitable.
    saludillos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la frase "Te oí llorar muchas veces, una por mí, el resto por cosas importantes." igual que a Puck, me parece de una fuerza y crudeza bestial.

    ResponderEliminar
  4. Muy impactante, tiene muy buena imágenes este texto y ese final es un lujo.

    Besitos

    ResponderEliminar