viernes, 15 de junio de 2012

Cuarenta y dos escalones (III)

- Hogueras –

Tras escapar del cementerio de sus recuerdos, volvió a centrar la vista en la puerta. Aún mantenía la mano sobre la pistola cuando comenzó a caminar. Sus botas levantaban el polvo creando pequeñas nebulosas a escasos centímetros del suelo. Tal vez olía a goma quemada, o a entrañas en descomposición; confundía ambos olores desde el caso de las piras humanas hacía ya bastantes años.

En un descampado de Burned Land, como hogueras para brujas, encontraron doce pilas de ruedas de tractor en llamas, cada una formada por cuatro de estas. Una vez extinguido el fuego tuvo la visión más espeluznante que recordaba; cada montón de neumáticos era el contenedor de un cuerpo encadenado, abrasado y sobre el que, bajo las muecas aún perceptibles del insoportable dolor, se disponía el caucho que, tras haberse deshecho en ese infierno, había vuelto a su estado sólido. Todos los cuerpos tenían una pequeña abertura en la zona abdominal por la que asomaban algo más de cuarenta centímetros de intestino calcinado. Por eso, y sólo por eso, confundía los olores.

Buscó la fuente del olor y sintió como su estómago se anudaba. Tres peldaños de madera precedían a un porche apolillado y tan ajado y desnutrido como su hígado. Tres escalones y en cada uno una mancha negra, viscosa y todavía caliente. Hundió el dedo en la primera e inhaló. Esos pequeñas charcos negros eran el origen del olor. Genuflexionado levantó la cabeza y miró de nuevo a la casa. ¿Qué es esto?, le preguntó.




Cuarenta y dos escalones (I) - Quieres que entre, ¿verdad?-

Cuarenta y dos escalones (II) - Polímero-

2 comentarios :

  1. Por una vez me alegro de llegar tarde, he pillado los tres capítulos de seguido, y los he disfrutado, ya estoy metida en ambiente y ahora... ¿qué?

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. qué miércoles es esa plasta negra xD!!!???
    vaya con la intriga, espero el siguiente cap
    aurrera!

    ResponderEliminar