martes, 3 de julio de 2012

Cuando la lune se borre

Atravieso una puerta cerrada. Tras ella hay miles de balas desperdigadas por el suelo. Son de calibres distintos. Veo también las armas que esperan ansiosas a que alguien las cargue. También hay cuchillas, afiladas, y sogas, y piedras, y piedras atadas a cuerdas, y lágrimas cristalizadas y charcos de miedo y culpa que saben que las botas llegarán tarde o temprano para hundirse en un centímetro escaso de negrura, suficiente para marchitar las luces y apagar las flores. Entonces se formarán impertinentes ondas que irán y vendrán como las bisectrices de un telón al finalizar la función. Y escucho los pasos rotos bajo caras lánguidas, y siento un pinchazo profundo, tanto que arqueo la espalda para recibir el latigazo al hijo de Dios, al hijo de un dios. Mientras, observo como decrece la luna cuando la pluma acaricia el papel en el que sangran profusamente las heridas. Y se desbordan finalmente fuentes llenas de espinas, de rosas con espinas.

9 comentarios :

  1. Perdón, lo de "Plástico" fue un error que no pude corregir con el móvil. Ío, cuanto tiempo sin verte, salud!

    ResponderEliminar
  2. Ya decía yo jajajjaja.
    Las rosas siempre tenemos espinas Sucede. Bravo!!!
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. ¿Me quedo entonces con las ganas de leer Plástico?, era un buen título, imaginaba un buen relato :)
    El tiempo no es tanto, lo es en cuanto a silencio, que no a lecturas.
    Salud para ti también¡

    Este me ha gustado mucho, muy bueno, Sucede
    Besos

    Ío

    ResponderEliminar
  4. Muy poético y con tu atmósfera de siempre. Fiel a tu estilo aunque más lírico.

    ResponderEliminar
  5. ¡eso! el pinchazo, o qué?
    lo del plástico, bien entendido,
    lo del pinchazo, aún sigo masticando
    porque si breve, dos veces lo masticas (al decir de un galleguiño amigo)
    aurrera

    ResponderEliminar
  6. que bien saber q no todos se han olvidado de uno, porque uno no se ha olvidado de todos. El plástico, omar, está en todo, hasta en la sangre fría... Saludos uno por uno!

    ResponderEliminar
  7. El olvido, Sucede, no existe mientras se vive, todos en mayor o menor medida recordamos; a veces tan sólo basta intentar olvidar para que el recuerdo te salte dentro, o a la boca. ¿No es el olvido otra clase de memoria?, porque si quieres olvidar algo es porque aún lo recuerdas.
    Perdón por la filosofía barata, y por la redundancia en las palabras.
    Buenas noches y dulces sueños bañados en sangre, fría, desde luego :)
    Besos

    Ío

    (para cuándo un poema, los echo de menos, auqnue alguno de tus relatos lo sea)

    ResponderEliminar
  8. Ers un Crak mi querido amigo!!
    Chapeau a tus letras!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar