martes, 4 de septiembre de 2012

Destruyendo tus besos

Caí desde una altura considerable. Al impactar contra el suelo sangré como sangran los ojos de los boxeadores después cortarlos con afiladas cuchillas. Pese a que la acera estaba caliente e invitaba a descansar, despegué la boca de los cementosos adoquines y tras escupir trozos de marfil, esculpí en mi cabeza un monumento en tu honor, aunque no te lo merezcas.

En el mercado negro se venden las pistolas por cuatrocientos euros, y te regalan seis balas lijadas, por si se te antoja disparar. Si no quieres matar no necesitas un arma. La defensa es la mayor ofensa, la mayor mentira que te puedes contar. Eres un asesino.

Cinco pisos más arriba ni siquiera te asomas a la ventana para ver como me voy cojeando. Pero soy incapaz de pensar mal y supongo que no te has enterado de mi suicidio frustrado. ¿Como puedo haber fallado? Cinco pisos, catorce metros, y sigo vivo. Mis ojos, indignados, supuran agua salada mezclada con venas rotas. Y me difumino entre las farolas sin que nadie se de cuenta, dejando tan solo un rastro escarlata que refleja una luna que simula ser una uña mordida.

En el mercado negro uno se llama Manuel. Tiene de todo. De todo lo que no se debería tener, porque las guerras no las provocan los hombres sino las armas, si no, no serían guerras sino peleas. Y Manuel me tiende el hierro frío y el regalito, y me sonríe. El muy mierda me sonríe.

Después de dos lunas te miro de frente, pero entre tus ojos y los míos, una cruz negra se interpone, y te suelto mordiscos con el dedo índice, destruyendo tus besos, como piedra contra tijera, y cuando revive el silencio me asomo de nuevo al vacío del quinto piso.

Y Manuel seguirá sonriendo y contando.

6 comentarios :

  1. "porque las guerras no las provocan los hombres sino las armas, si no, no serían guerras sino peleas" curiosa reflexión. Me gusta el tono templado que emplea para soltar todo ese odio.

    ResponderEliminar
  2. Yo me quedo con ese último párrafo que creo tiene entidad propia. Conciso, original y cargado de fuerza. Me gusta
    saludillos

    ResponderEliminar
  3. Impactado, dame tiempo, debo releer, mascar.

    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  4. Aupa a los tres!!
    Bueno, no hay que darle muchas vueltas... volvió la sangre a los relatos. Preparados, listos, ...

    Abrazos!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Acción!!!...
    Y es que eres estupendo mi querido amigo.
    Adoro leerte!
    Un abrazo infinito!

    ResponderEliminar
  6. Tema de actualidad. Ese machismo tan español, aunque supongo que existirá por todas partes. Qué pena que 5 pisos no fueran suficientes pues así sólo habría una cruz entre los dos, pero, tras la crítica a las armas de fuego, muy acertada, existen también las blancas, más accesibles, o la misma fuerza bruta de los brutos. La violencia de génera debe parar, debe funcionar el primer intento y que esa caída sea definitiva.

    ResponderEliminar