martes, 17 de diciembre de 2013

Generalfeldmarschall

Erwin, de puertas para adentro, no era la bestia inhumana que podía parecer. Cuando le comunicaron su ascenso a mariscal de campo, tan sólo esbozó una leve sonrisa, pues para él lo importante no eran los galones sino dar a conocer al mundo la superioridad del imperio ario. Su madre le enseñó que la suciedad se limpiaba con jabón. Durante las batallas de limpieza racial siempre percibía el sabor alcalino del hidróxido de sodio del jabón de tocador con el que su madre le frotaba la lengua cuando decía palabras impropias de su estirpe. Siempre era mejor lamer la perfumada y grasa pastilla que recibir los latigazos secos de su progenitor, que armado con su cinturón de cuero y la hebilla de plata con el águila federal, le partió literalmente las costillas en dos ocasiones. Tal vez por eso siempre hablaba de imperializar y de grabar a fuego el emblema del Sacro Imperio Romano Germánico, para que todos lo recordaran más allá de este mundo. Y es que también sabía que el dolor tiene propiedades increíblemente buenas sobre la memoria. Cuando cerraba la puerta tras de sí, se quitaba las botas, colgaba el uniforme y se dirigía en ropa interior al comedor, en el que le esperaba una cena siempre exquisita sobre la mesa. Nunca, nunca, se lavaba las manos antes de cenar; él ya estaba lo suficientemente limpio.

6 comentarios :

  1. Recupero del blog http://relatos-tres-de-un-par-perfecto.blogspot.com.es/ uno de mis relatos, porque le tengo cariño...

    ResponderEliminar
  2. Me ha traído aires del "Deutsches réquiem" Borgiano. Muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ójala fuera sólo la mitad de la mitad de lo que escribió el gran Borges... Gracias por tu comentarioQQQ

      Eliminar
  3. El final es harto curioso. Tu estilo inconfundible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, ten en cuenta que tenía que camuflarme un poco en aquél blog, no podíamos ser tan evidentes. Como puedes ver, no se esconderme bien, jajaja.
      Gracias por tu comentario, y sobre todo por pasar por aquí!

      Eliminar
  4. Muy bueno!!! Feliz 2014. Un saludo.

    ResponderEliminar