martes, 17 de mayo de 2016

Besos muertos

Andrei murió contra la pared. Su cabeza literalmente se rompió, y entre los mechones grasientos de pelo se escurrieron la sangre y los sesos. Sus sueños se desvanecieron y acabaron formando grumos rojos sobre la acera. Vega lo vio todo desde la parte trasera de un chevrolet rojo, haciendo esfuerzos por ahogar el llanto entre sus temblorosas manos para no llamar la atención de aquél hombre que lo aplastaba una y otra vez contra los arcillosos ladrillos de la factoría. El olor a amoniaco y a otros químicos pesaba en el aire, así como el sonido cada vez más hueco del cráneo de Andrei retumbaba en el laberíntico complejo de naves. Vega no entendía como un encuentro amoroso podía tener un final así, en un punto en el que le costaba mantener los ojos abiertos y el corazón dentro del pecho. Andrei se había sentido indispuesto momentos después de estacionar el vehículo, y el ataque se había producido segundos después de que apoyara su mano en la pared tratando de controlar el mareo. Vega, desde el asiento de atrás de aquél flamante coche, atónita, indispuesta e impotente, no supo como reaccionar cuando aquella bestia con rostro humano la miró fijamente a través de los cristales del coche. Sólo esperó. Y poco.

6 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Pero que sangriento, o ensangrentado, has vuelto, bueno, que ya lo eras -tus relatos, digo- y como este tiempo que no estuviste no leí así cosas parecidas, la lengua como que ahora se extraña, pero ya voy con ello, hasta que gotee la sangre.
      Me gustó mucho el del niño ahorcado, me llegó al alma, como suele decirse. Y no sólo ese¡
      Me alegra volver a leerte, que lo hago a la chita callando.
      Besos, Sucede, y salud

      m.

      Aupa¡


      (que me salió mal el comentario y por eso lo repito)

      Eliminar
    2. Io!!! Pues el silencio suele ser sinónimo de cosas oscuras, así que manifiéstate para que notemos tu presencia. La sangre es el brevaje de la vida, la da y la quita. Me alegro de verte por aquí!!! Un beso! Salud!!

      Eliminar

  2. No hombre, no, el silencio es una cosa bonita, oscuro cuando lo es, pero no siempre. Es que me dejo ver poco, casi prefiero que no se note que estuve donde estuve ni que dije callándito al cuello de la camisa esto o lo otro o lo de más allá.
    "manifiéstate ...", parece que invocaras algún cuerpo fantasmal, por dios, ay, que me da miedito y todo.
    Sangre, por supuesto que es necesario que la haya, pero mejor que no corra por fuera de uno, o apenas dos gotas.
    Besos, salud, que no te falte¡¡¡

    m.

    ResponderEliminar
  3. ya lo dije, no hay que andar en chevrolet rojo, jamás
    esto es terrible, Sucede, qué dolor de cabeza!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Lo mas terrible de estas bestias no es que sean bestias. Lo mas terrible es comprender que son seres humanos.

    ResponderEliminar